Hace años las controladoras IDE (Integrated Drive Electronics) no estaban integradas en las placas base, sino que eran una tarjeta más que se instalaba aparte. Tarjetas llamadas multi-IO proporcionaban los característicos 2 puertos serie, 1 paralelo, conexión de disquetera/s y discos duros. También era habitual encontrar dispositivos con controladora propia (por ejemplo, todos los CD-ROMs de 1x y 2x que recuerdo incuían su propia controladora, siendo Sony, Panasonic o Mitsumi las más habituales); aunque en poco tiempo, la inclusión en las placas base de las controladoras multi-IO eliminó esa molesta tendencia. Hasta hace relativamente poco, IDE (también conocido como P-ATA, de Parallel-Advanced Technology Attachment) ha sido el estándar de facto en cuanto a controladoras de sistemas de almacenamiento para PCs domésticos se refiere.

En entornos más profesionales donde se precisan tasas muy altas de transferencia sostenida (o sea, trabajar a gran velocidad todo el tiempo, sin altibajos, para obtener el mejor rendimiento posible del hardware) la opción pasaba por utlizar caros dispositivos SCSI. Sin embargo, esta tecnología “tan profesional” también adolece de limitaciones importantes; las más notables, no admitir más de 7(+1) dispositivos conectados a una misma controladora (se pueden encontrar controladoras de 14(+1) dispositivos, pero siempre serán 7 internos y 7 externos, en dos cadenas diferentes) o que las cadenas no pueden superar los 5 metros, lo cual era una limitación verdaderamente importante.

Cabe mencionar que los Mac incorporan de serie en la mayoría de sus modelos conexión SCSI desde hace años, lo cual es una de las explicaciones de porque un Mac es de serie mucho más eficiente que un PC estándar “equivalente en hardware”.

Actualmente se siguen vendiendo controladoras y dispositivos para ambos sistemas, IDE y SCSI, que siguen siendo igual de válidos para muchos usuarios; pero lo cierto es que han quedado desfasados y en los próximos años serán definitivamente sustituidos por SATA (de Serial ATA)SAS (Serial Attached SCSI) respectivamente, que ofrecen mayor rendimiento y solucionan el límite de dispositivos conectados a la controladora, quedando este establecido en 128 en ambos casos. Adicionalmente, SAS soporta discos SATA y permite direccionar hasta 16384 en un único dominio SAS. Además, en ambos casos se ha reducido mucho el número de cables implicados en la tranmisión, con la consiguiente reducción de los cables y conectores. Hace unos 5 años de la entrada en el mercado de SATA y SAS.

SATA o Serial ATA es la evolución de PATA (Parallel ATA), que se transforma en una conexión serie. La primera especificación de SATA estableció una velocidad de transferencia máxima de 150MB/s. Y como ya viene siendo costumbre, sus versiones posteriores duplicaron y cuadruplicaron, sucesivamente, su capacidad, quedando así la cosa:

SATA I SATA II SATA III
Frecuencia 1500 MHz 3000 MHz 6000MHz
Bits/clock 1 1 1
Codificación 8b10b 80% 80% 80%
bits/Byte 8 8 8
Velocidad real 150 MB/s 300 MB/s 600 MB/s

Hay que destacar la significativa reducción de los cables al pasar de ATA a SATA, facilitando así una mejor ventilación, así como que la longitud máxima teórica del cable pasa de 40 cm a 1 metro.

Serial Attached SCSI (SAS)

A finales del año 2003, y para los profesionales mas exigentes (o pudientes) aparece la primera versión de SAS: SAS 300, con un ancho de banda de 3Gb/s, multiplicando casi por 10 la velocidad máxima conseguida por la tecnología SCSI con el SCSI Ultra (320MB/s). La segunda versión, SAS 600, llegó hasta los 6Gb/s, y es inminente la aparición de un SAS 1200 con esos previsibles 12Gb/s 🙂

Una de las principales mejoras sobre SCSI, aparte de la velocidad, es que la tasa de transferencia máxima total se va incrementando conforme se incrementa el número de dispositivos conectados, asegurando en todo momento una tasa de transferencia óptima y constante para cada dispositivo conectado. También se elimina el tedioso límite de los 14 dispositivos conectados.

Con una controladora SAS podremos además conectar a ella dispositivos SATA, muchísimo más económicos e igualmente suficientes en muchos casos, aunque evidentemente no tendría mucho sentido usarla para conectar sólo periféricos SATA. Y no, no se puede conectar un disco SAS a una controladora SATA. ^_^

Y nada más, que me perdonen los más ancianos del lugar por haber obviado muchas cosas igual de importantes que otras sí mencionadas. Saludos!! :))