¿Cómo es de importante el diseño de tu web?

by on mar.26, 2014, under diseño web, Ejemplificando, Emprender, Formación

patatas-bravas-web-bPara algunos la apariencia no lo es todo, ven más allá de lo meramente decorativo o superficial y valoran más otro tipo de cosas, como la atención al cliente o la disponibilidad de productos; pero no nos engañemos: antes de hablar de webs pensemos en algo más mundano, por ejemplo en un bar de tapas. No. En dos bares de tapas; ambos situados en la misma calle, una buena calle, a escasos metros uno del otro. Ambos acaban de abrir sus puertas, y ofrecen una comida y servicio excelente, a precios realmente buenos.

La única diferencia es que “el Rincón de la Tapa” (en lo sucesivo el “bar A”) ha ahorrado unos miles de euros en la reforma del local, pues unos señores que trabajan muy barato le han pintado todo el local de blanco por muy poco dinero. Las mesas y sillas que habían se han aprovechado, pues no está la cosa para andar despilfarrando. Y ya está, con esto ya vale. Con el dinero que se ha ahorrado ha podido poner una gran tele y le han sobrado 4.000 euros que le permitirán “aguantar” unos meses en el caso de que las cosas no vayan bien. Cosa improbable, pues las máquinas tragaperras le proporcionarán un ingreso extra. ¿Qué podría salir mal?

El “Tapas y Tapas” (en adelante, el “bar B”), sin embargo, ha abordado esta cuestión de otro modo muy distinto: ha hecho venir a un experto, le ha explicado lo que quiere hacer, se ha dejado asesorar, luego a ido a otro para poder comparar, le han dicho básicamente lo mismo, y finalmente ha sacado sus conclusiones y ha acabado realizando una inversión cercana a los 10.000 euros. Con estos 10.000 euros ha renovado completamente el diseño de su local, dándole un aire moderno y desenfadado.  Han pintado todo el local con unos colores que le dan un aspecto y una apariencia de amplitud que no tenía antes. Las mesas se han aprovechado, pues con los manteles nuevos quedan perfectas. Las sillas sí ha habido que cambiarlas, pues no pegaban ni con cola. Unos sencillos cuadros proporcionan un plus al ambiente, y la vitrina-expositor que le han puesto hace que la comida tenga un aspecto inmejorable. Televisor no ha puesto; en vez de eso ha puesto wifi abierto para los clientes. Ah, y han pintado la fachada del local y puesto fuera un cartel muy elegante con todo lo que sirven.

Podría extenderme más, pero no es la idea. A partir de lo dicho, no es difícil adivinar el resultado: el señor del “bar A” apenas recibe clientes. Los días de fútbol se le llena el bar, pero el resto de días es el “bar B” el que está siempre lleno. La gente llega, ve la magnífica entrada, hecha un ojo al cartel, asoma la cabeza para ver la vitrina de las tapas, se le hace la boca agua y entra, dispuesto a darse un caprichito. A escasos metros ocurre algo parecido, pero con diferente resultado: alguien llega, ve la pizarra, mira hacia dentro, y no acaba de decidirse a entrar; en ese momento se da cuenta de que un poco más allá hay otro local; se acerca, mira el cartel, mira hacia dentro, ve la vitrina, y entra. Y así todo el día, día tras día.

A los pocos meses, el “Tapas y Tapas” se ha convertido en el bar de tapas más conocido de los alrededores, mientras que el “Rincón de la Tapa” ha colgado un cartel de “negocio en traspaso”. Se le han acabado los 4000 euros que se había ahorrado y no le queda más remedio que cerrar.

La similitud con una web:

Vamos a suponer que estos dos señores, en vez de montar un bar de tapas tradicional deciden montar una web para vender tapas. Ambos venden los mismos productos, idéntica apariencia, idéntico sabor, mismo precio; pero mientras que elrincondelatapa . com (la “web A”) ha conseguido una web para vender sus productos por 1000 euros, al señor de tapasytapas . com (la “web B”) le han soplado 6.000 euros por su web. ¿Dónde está la diferencia?

El sr. de la “web A” contactó con un programador especialista en tiendas web que aparecía en una conocida web de anuncios online, y le pidió una web baratita. ¿3000 euros? Excesivo! Más barata. ¿redacción de textos? ¿fotos?  Los textos y fotos de los productos no son problema, pues él mismo se dedicó unas cuantas horas a recopilarlo todo por internet, de otras páginas. ¿Plantillas 200 euros? tiene entendido que las hay gratis, y quiere una de esas, que hay que ahorrar todo lo que se pueda. ¿SEO, un blog? ¿Para qué quiere cosas que no puede ni está interesado en comprender? Sólo quiere una web para mostrar sus productos; el boca-a-boca hará el resto.

Al sr. de la “web B” le han hecho una web a medida, con una plantilla especialmente diseñada para él, que se adapta a cualquier dispositivo, con fotos que ha hecho un fotógrafo profesional, especializado en este tipo de fotografía, le han dado de alta en los principales buscadores, optimizado todos sus textos, optimizado sus etiquetas y palabras clave y corregido las docenas de fallos (a veces imperceptibles salvo para el profesional) que suele tener cualquier web hecha “con prisas”.

El resultado, en este caso, es que a las pocas semanas el sr. de la “web A” ha recibido 17 visitas: la suya, la de su mujer, la de su cuñado y (ponga aquí lo que se le ocurra). El sr. de la web B está sorprendido, pues no esperaba que en apenas dos meses fuera a recibir casi 800 visitas (la mitad provienen del blog ¡Y sólo dedicándole 2 horas a la semana!)… No ha vendido mucho pero ya ha enviado sus primeros pedidos y, lo más importante, la gente ha quedado muy satisfecha con todo.

En ese momento, ambos señores ven claro que para que el negocio funcione lo primero que necesitan es que lleguen más visitas, y deciden invertir en publicidad. Bien. Por puro azar, ambos señores van a topar con la misma agencia publicitaria, que acaba gestionándoles una campaña SEM a ambos. Coste aproximado: 1000 euros al mes, pero según les han asegurado, recuperarán la inversión con creces, pues sus campañas les traerán mucho tráfico de buena calidad (mucha gente que quiere comprar bravas o chocos por internet, sí, ¿he dicho algo raro?). Bien, 3, 2, 1…

Al cabo de 2 meses el sr. A ha recibido 12.000 visitas, y ha tenido 60 pedidos. Las cosas no pintan nada bien, pues apenas se han cubierto los gastos de publicidad. Ah no, espera, que ni eso…

La “web B” ha recibido casi 20.000 visitas y justo hoy ha enviado el pedido número 1.000. Todo va viento en popa.

¿Por qué esta diferencia tan brutal, si la campaña de publicidad es exactamente la misma? Muy sencillo, porque aunque las visitas que llegan son muy similares, lo que encuentran estas es muy distinto si llegan a una web o a otra. Esto es lo que pasa con las visitas en realidad:

-De cada 1000 visitas que llegan a la “Web A”, 890 abandonan la página sin ver nada más, y por supuesto sin comprar nada. 61 curiosean la página pero no compran nada. 29 añaden cosas al carrito de la compra pero no pasan de ahí. 20 visitas llegan a la pantalla de confirmación del pedido, pero sólo 5 realizan la compra.

-De cada 1000 visitas que llegan a la “Web B”,110 abandonan la página sin ver nada más. 711 curiosean la página y no compran nada (pero buena parte de ellas comparte contenido en las redes sociales, lo que es muy positivo, y el boletín de noticias tiene ya más de 600 suscriptores). 127 añaden cosas al carrito de la compra pero no pasan de ahí. 52 visitas llegan a la pantalla de confirmación del pedido, y 50 de ellos realizan la compra.

Hay muchos motivos por los que las visitas abandonan un sitio sin comprar, aun habiendo llegado, quizá, con esa intención. Estas son algunas:

-la web va lenta.

-lo que me encuentro no es lo que me esperaba.

-no tengo toda la información que esperaba, o cuesta encontrarla.

-no admites mi sistema de pago habitual

-la web parece muy antigua (para muchos usuarios, un diseño antiguo es sinónimo de inseguridad, y lo último que desea alguien que va a comprar por internet es que se vayan a ver comprometidos sus datos personales).

-Un diseño feo o demasiado simplón puede causar el mismo efecto.

 

 

:

2 Trackbacks / Pingbacks for this entry

Leave a Reply

marzo 2014
L M X J V S D
« jun   abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Licencia


Este blog está bajo licencia Creative Commons.